El fútbol

El fútbol en Argentina es el deporte más popular: el que tiene más jugadores federados (540.000 en 2002, equivalente al 1,4% de la población) y el más practicado por la población masculina en forma recreativa o no federada, desde la niñez, en la que alcanza a la casi totalidad, hasta los sesenta años. Nueve de cada diez habitantes declaran ser simpatizantes de algún equipo de fútbol.

La Asociación del Fútbol Argentino (AFA) se creó en 1893. Es la octava más antigua del mundo. El torneo de liga, jugado desde ese año, es el tercero más antiguo del mundo, detrás de las ligas británicas y holandés. Argentina es uno de los siete países que obtuvieron la Copa Mundial de Fútbol, ganándola en dos ocasiones (1978 y 1986) y alcanzando el subcampeonato en otras dos (1930 y 1990). Obtuvo también dos medallas de oro olímpicas (2004 y 2008) y dos de plata (1928 y 1996); catorce veces la Copa América; y seis veces la Copa Mundial de Fútbol Sub-20. Los clubes de fútbol argentinos son los que han logrado mayor cantidad de veces la Copa Intercontinental (9) y Libertadores de América (21). Sumando los éxitos deportivos de los representativos nacionales y los clubes, el fútbol argentino masculino es el más laureado del mundo.

El estilo habitual del futbolista argentino está incluido dentro de lo que se denomina "fútbol sudamericano" (Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Perú, Paraguay, Uruguay y Venezuela) y dentro de éste, del "futbol rioplatense" (Argentina y Uruguay).

Tradicionalmente en Argentina, el fútbol se aprendió y desarrolló popularmente en espacios o parques libres, denominados "potreros". Estas circunstancias permitieron el amplio desarrollo de un estilo especial, conocido como "fútbol de potrero", poco regulado, muchas veces masivo, sin entrenadores, capitanes ni padres. El fútbol de potrero incluye una variedad de juegos de fútbol, desde partidos más o menos formales, hasta partidos informales, multitudinarios. Esas condiciones promovieron un juego basado fundamentalmente en la improvisación y la habilidad individual en el manejo de la pelota, el llamado "arte de la gambeta" (dribbling), y el pase corto, así como un juego defensivo más físico. El fútbol de potrero se caracteriza también por una mínima coordinación colectiva.

Desde la década de 1970, la multiplicación de las competencias con equipos europeos, así como la posibilidad masiva de observar otros estilos de fútbol gracias a la televisión y la internacionalización del mercado de jugadores, produjo una evolución en el estilo del fútbol argentino, fusionando las características básicas del fútbol de potrero con muchos elementos que caracterizaban al fútbol europeo: juego colectivo y coordinado, planes estratégicos, pases de primera, "paredes", triangulación, mayor velocidad en el juego. El resultado fue la creación de un estilo más efectivo, que llevó a obtener gran cantidad de victorias internacionales y que suele ser referido de manera genérica como "fútbol sudamericano".

Desde que el fútbol se hizo profesional en 1931 y hasta 2008, se disputaron 112 campeonatos nacionales que fueron ganados por 15 clubes: River Plate (33), Boca Juniors (23), Independiente (14), San Lorenzo de Almagro (10), Racing (7), Vélez Sarsfield (6), Newell's Old Boys (5), Rosario Central (4), Estudiantes de La Plata (4), Ferro Carril Oeste (2), Argentinos Juniors (2), Chacarita Juniors (1), Huracán (1), Lanús (1), Quilmes (1). De los quince clubes campeones solo tres no pertenecen a la ciudad de Buenos Aires o al conglomerado urbano del Gran Buenos Aires.

El SUPERCLÁSICO DEL FÚTBOL ARGENTINO

El Superclásico del fútbol argentino es el partido que enfrenta a los dos equipos de fútbol más populares del país: Boca Juniors y River Plate.

Este espectáculo deportivo concentra la atención de las grandes masas no sólo en Argentina, sino en muchos países del mundo. Es reconocido por muchos por la pasión expresada por parte de los aficionados tanto durante el partido como en la previa.[ Según periódico inglés The Observer el Superclásico en La Bombonera se encuentra entre los 50 espectáculos deportivos que hay que ver antes de morir, mientras que para el también británico The Sun es la "experiencia deportiva más intensa del mundo".

Esta rivalidad comenzó a principios del siglo XX, cuando dichos clubes compartían el barrio de la Ribera.

Para señalar su gran relevancia mundial, es importante destacar una encuesta realizada por el diario inglés "The Observer". Con motivo de su 50 aniversario este periódico decidió consultar a expertos del deporte sobre un evento que consideren apasionante. El editor de la revista "World Soccer Magazine" fue el elegido para el fútbol y describió este encuentro como "insuperable por ningún otro en el mundo por su pasión e intensidad". En el artículo comenta que ha tenido la oportunidad de verlo en el estadio xeneize. Asimismo, añadió al Clásico español (FC Barcelona-Real Madrid), al derbi de la ciudad de Milán, (Inter-AC Milán), al escocés (Glasgow Rangers-Celtic Football Club) y al turco (Fenerbahçe SK-Galatasaray SK) como eventos de similiar atracción en el resto del mundo, además de destacar al egipcio Zamalek-Al-Ahly como el más importante de África.

En España es tal la importancia que se le otorga que, aprovechando la ausencia de fútbol local, el clásico del 8 de octubre de 2006 (finalizado con un marcador de 3 a 1 a favor de River Plate) fue transmitido en vivo y en directo a través de "Radio Marca", una de las radios deportivas más importante de ese país.

River y Boca nacieron en una cuna en común, el barrio porteño de La Boca, y se fueron haciendo grandes de a poco, entre dificultades y carencias. Sin embargo, la tenacidad de sus jóvenes integrantes pudo más y ambos llegaron a ser los colosos que son hoy en día.